fbpx

Amniocentesis: cómo se hace y qué riesgos tiene

Estos días atrás ha salido la noticia de que Sanidad implantará el análisis prenatal de ADN para reducir las amniocentesis entre las embarazadas. Este análisis de sangre, llamado test de ADN Fetal, fiable al 99%, se practicará a las mujeres embarazadas cuyo test combinado del primer trimestre indique un riesgo alto de que el feto padezca alteraciones cromosómicas, de esta forma se disminuirá entre el 68% y el 85% el número de pruebas invasivas de amniocentesis necesarias para confirmar alteraciones cromosómicas en el feto. En los casos en los que este test salga con la posibilidad elevada de alteraciones, se seguirá recomendando realizar la prueba invasiva de amniocentesis.

⇒  ¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba que se realiza durante el embarazo y durante el primer trimestre, con el fin de detectar problemas de salud y posibles enfermedades en el bebé. La prueba de la amniocentesis consiste en extraer una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto. Este líquido contiene la información necesaria para comprobar la presencia de alteraciones genéticas.

Una vez recogida la muestra, se envía para su análisis a un laboratorio y de esta forma el médico obtiene la información genética del bebé, con el fin de cerciorarse de que el feto se está desarrollando normalmente.

⇒  ¿Cuándo se realiza la amniocentesis?

La amniocentesis se realiza usualmente cuando la mujer se encuentra entre las semanas 16 y 22 del embarazo y puede indicarse por varios motivos:

  • Cuando el objeto de la prueba sea la detección de alteraciones genéticas, como es el caso del síndrome de Down, el médico recomendará la realización de la prueba desde la semana 15 de embarazo.
  • Amniocentesis tardía. Esta prueba tiene lugar entre la semana 32 y 36 de embarazo y se realiza con el objeto de conocer el estado de los pulmones del feto, si es que corres el riesgo de tener un parto prematuro o si es necesario adelantar el parto por alguna razón.
  • Para diagnosticar o descartar una infección intrauterina.
  • Para controlar el bienestar del bebé si tienes sensibilización en la sangre, como sensibilización Rh. Esta es una condición compleja que se da si tu tipo de sangre es distinto al de tu bebé. (cada vez más hospitales están utilizando ultrasonidos Doppler para detectar esto, en vez de realizar una amniocentesis).

La edad de la madre

El primer factor que responde a la pregunta de cuándo realizarse una amniocentesis es la edad materna, de hecho, era el factor que determinaba si se hacían amniocentesis o no anteriormente.

A medida que la edad materna es mayor, existen más posibilidades de que el bebé se desarrolle con algún tipo de anomalía genética. Por eso, las mujeres mayores de 35 años empiezan a entran en los llamados grupos de riesgo, con lo que la amniocentesis en estos casos es muy recomendable.

Si quieres quedarte embarazada a partir de los 40, tienes que saber que los riesgos de que el bebé nazca con alteraciones cromosómicas son elevados, por eso, a partir de los 40, la amniocentesis pasa de ser recomendable a ser casi obligatoria y así ser conocedora de la salud del bebé e incluso de la tuya propia.

La amniocentesis es una prueba que se realiza por la seguridad social y será el especialista quien determine si es necesario hacerla.

Es una de las pruebas más cruciales, en lo que a maternidad se refiere. La amniocentesis es una prueba invasiva, con ciertos riesgos, que pueden afectar tanto a la madre como al bebé, pero también es una prueba muy certera en cuanto a sus conclusiones.

⇒  Cómo se realiza la amniocentesis

Para hacer la amniocentesis hay que acceder con una aguja muy fina al líquido amniótico. Esa punción en la barriga, en ocasiones, puede hacer que se pierda líquido o que la bolsa amniótica se rompa, provocando daños, o incluso, en el 1% de las casos, una pérdida del bebé por aborto espontáneo.

Debido a estos riesgos, la amniocentesis no es una prueba que los especialistas recomienden a cualquier mujer. De ahí también que hayan sacado la prueba del análisis de sangre test de ADN Fetal, para evitar la máximo posible esta prueba invasiva.

Amniocentesis: riesgos asociados que debes conocer y efectos secundarios

Durante la amniocentesis, normalmente se experimenta un leve dolor en el momento de la punción, así como molestias en la zona del abdomen al atravesar la aguja el útero.

Una vez finalizado el procedimiento, la madre puede experimentar con la amniocentesis efectos secundarios, que incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Sangrado o pérdida de líquido amniótico
  • Irritación alrededor del lugar de la punción

Sin embargo, el riesgo de aborto por amniocentesis es el más destacado, que ocurre, aproximadamente, en un 1 % de los casos y puede ocurrir a causa de una infección o porque se produzcan daños en el saco amniótico al atravesar el útero con la aguja. Otros posibles riesgos de la amniocentesis son la punción fetal o del cordón durante la prueba.

También es posible la trasmisión de infecciones de la madre al feto como por ejemplo el VIH o la hepatitis C. Por esta razón, la amniocentesis está contraindicada en caso de infecciones crónicas de la madre.

⇒  Cuidados o reposo después de la amniocentesis

Algunos de estos riesgos se pueden evitar en el momento posterior a la prueba, con los cuidados después de la amniocentesis adecuados. El médico te recomienda guardar reposo de entre uno y dos días, evitando hacer movimientos bruscos.

Si después de la amniocentesis notas alguna pérdida de líquido amniótico, contracciones, sangrado abundante o fiebre, debes ir a urgencias lo antes posible para que te vea un especialista.

⇒  ¿Qué factores aumentarían el riesgo de que mi bebé padeciera una anomalía genética o una enfermedad?

Se considera que un bebé presenta un riesgo más elevado de tener defectos genéticos en los siguientes casos:

  • Con los resultados de un análisis para detectar síndrome de Down. Te has hecho un estudio que indica que tu bebé tiene un alta riesgo de tener síndrome de Down u otra anomalía cromosómica.
  • Te dan los resultados de un ultrasonido o ecografía, que indica que tu bebé tenía defectos físicos que se asocian con un problema de cromosomas.
  • Resultados de un análisis de portadores. Tú y tu pareja son portadores de una condición genética recesiva, como fibrosis quística o anemia de células falciformes.
  • Tu historial médico. Anteriormente has estado embarazada de un niño que tenía ciertos defectos congénitos y podrías corres un riesgo mayor de que te suceda de nuevo.
  • El historial médico de tu familia. Tú o tu pareja tienen una anormalidad genética o cromosómica, o un historial familiar, que hace que el bebé tenga más posibilidades de sufrir problemas genéticos.
  • Tu edad. El riesgo de tener un bebé con defectos genéticos aumenta a medida que la mujer tiene más años. Por ejemplo, la posibilidad de tener un bebé con síndrome de Down, es 1 en 1,200 cuando tienes 25 años, pero es 1 en 100 cuando tienes 40 años.

⇒  Precio amniocentesis

Es una prueba que entra por la seguridad social y que aproximadamente te dan los resultados en 3 semanas. Hay mujeres que no quieren esperar tanto tiempo a saber el resultado, por lo que se hacen la prueba en un hospital privado, y la prueba suele costar sobre los 500€ y te dan los resultados como a las 72h.

Y a ti, ¿Te han recomendado hacerte la prueba de la amniocentesis?

¿Me das tú voto? 🙂
Total: 3 Media: 5

Escribir me ayuda a investigar, conocer y aprender sobre muchos productos y temas relacionados con la maternidad, los bebés y su crianza. Además de aprender de primera mano con la crianza y necesidades de nuestra hija. Conseguir los mejores artículos para las mamás, familias y para nuestros hijos es lo más importante en Mis2mamás.

      Enable registration in settings - general